Glosario Textil

Glosario textil

TEXTO: Desde Mishilos,  queremos ayudarte a entender las diferencias entre los tejidos de la ropa de cama, por ello hemos elaborado un glosario de términos que te ayudarán a decidir en tu proceso de compra.

Algodón:

Se trata de un tejido de procedencia natural (celulosa). Es transpirable, aislante térmico y absorbe el calor del cuerpo,  se siente frío al tacto en los días cálidos.

No crea bolitas y es hipoalergénico al ser un producto de procedencia natural.

No es una fibra muy resistente por sí sola (sobre todo los algodones de calidad inferior), por esta razón (y la económica), se suele mezclar con fibras sintéticas (poliéster), aunque esta mezcla le resta capacidad  de transpirabilidad y absorción de calor.

Debe ser lavado con precaución puesto que encoge a temperaturas altas y se crean arrugas.

Poliéster:

Fibra sintética derivada del petróleo. Es una fibra fuerte y resistente a la decoloración del sol y las arrugas. Por el contrario el poliéster no es transpirable, se calienta al tacto y no absorbe la humedad de la piel. También es propenso a la electricidad estática y es menos suave al tacto que el algodón.

No está indicado para personas con hipersensibilidad a productos sintéticos (alergias).

Los tejidos de poliéster son muy resistentes y se arrugan poco, se pueden lavar a máquina en agua tibia, temperatura media 40ºC, y también en seco salvo indicación en contra. Admiten centrifugado y secadora a baja temperatura. La plancha también es recomendable usarla a baja temperatura.

Mezclas de poliéster y algodón:

Estos tejidos, debido a la mezcla de ambas fibras, consiguen parcialmente las mejores características de uno y otro.

Son duraderos y más fáciles de planchar y también tienen buenas condiciones de transpirabilidad y suavidad.

Algodón percal:

La diferencia de este tejido con el de algodón normal es el diseño del hilado que lo forma, disponiendo del mismo número de hilos en la dirección horizontal (trama) y en la vertical (urdimbre). El efecto conseguido es el de un tablero de ajedrez que resulta en una tela más fuerte evitando deformaciones tras el lavado.

El tejido algodón percal puede ser únicamente de algodón ó mezclado con poliéster. También puede incorporar diferentes calidades de algodón (egipcio, pima ó convencional).

Las calidades del algodón percal dependerán por tanto de la calidad del algodón utilizado (longitud y resistencia de sus hilos) y del número de hilos por pulgada (ver descripción más adelante).

Normalmente el percal debe incorporar más de 200 hilos por pulgada. Si el algodón utilizado es egipcio al 100% esta tela será lujosa y de gran valor.

La apariencia de este tejido es algodonosa. Especialmente indicado para las épocas calurosas debido a su tacto fresco y sensación vaporosa, aunque también tiene buen comportamiento en invierno.

Aunque es más resistente que el algodón convencional, también debe ser lavado con precaución y a temperaturas bajas para evitar deformaciones, arrugas y encogidos.

Algodón satén:

Referido al método de tejido usado en la fabricación, pudiendo ser su composición de algodón superior (egipcio) ó más convencional. En este caso los hilos verticales (urdimbre) están entrelazados con fibras de relleno, que unido al proceso de mercerizado posterior le confiere gran suavidad.

La apariencia de este tejido es elegante, suave, lustroso y de alta resbaladicidad. El satén es satinado y resbaladizo (contrario al percal que es una tela mate).

El satén es menos duradero que el percal. Es recomendable su planchado habitual para evitar su rasgadura y/ó peladura.

Tejido adecuado para épocas más frías, siendo poco recomendable para ambientes cálidos y húmedos por ser menos transpirable que el percal.

Es conveniente elegir el tamaño con generosidad debido a su resbaladicidad.

Debe ser lavado con precaución y a temperaturas bajas para evitar deformaciones, arrugas ó encogidos.

Algodón peinado:

En este caso el proceso de fabricación del tejido se amplía con la fase de repeinado, consistente en eliminar las fibras más cortas del algodón, unificando la longitud de las fibras y aumentando la calidad del hilo (mejora de aspecto y resistencia). Esta operación también limpia de impurezas el algodón.

Se trata pues de la mejora del proceso de fabricación, pudiendo este tejido estar compuesto de algodones de diferentes calidades (convencional, egipcio, puma, etc) y tener entramados distintos; percal, satén, normal, etc.

No se arruga ni se plancha.

Algodón egipcio:

Este algodón se refiere exclusivamente al procedente de las plantaciones existentes a lo largo del río Nilo. Las condiciones de alta humedad de la zona unidas a la riqueza en nutrientes del terreno resultan en un algodón de fibras extremadamente largas, consiguiendo que el tejido sea especialmente fuerte y suave al tacto.

Se trata sin duda de uno de los tejidos de mejor calidad. El número de hilos por pulgada debe ser de 200 ó superior.

Otra gran ventaja es su alta capacidad de absorción, permitiendo que los colores más vibrantes se fijen mejor y duren más tiempo.

El tejido de algodón egipcio puede tener al principio mas dureza de la habitual, pero esta sensación desaparece con los primeros lavados, adquiriendo la suavidad propia de un tejido de alta calidad.

Además las fibras del algodón egipcio producen menos pelusas, reduciendo al mínimo la formación de bolas.

 

Algodón Pima:

Versión americana (Perú) del algodón egipcio, originalmente tejido por los indios Pima. El conteo de hilos y su calidad es similar a la del algodón egipcio, aunque por razones comerciales y protección de la denominación de origen no puede ser vendido como algodón egipcio.

Algodón Stone Washed:

Stone Washed es un hilo de algodón ligero y de grosor medio. La calculada proporción de algodón y acrílico de confiere ligereza, flexibilidad y resistencia, sin perder las características propias del algodón: frescor y transpirabilidad.

Su composición suele ser 78% algodón y 22% de acrílico.

Sus característicos colores lavados a la piedra lo hacen perfecto para épocas más cálidas.

Franela:

Tejido de tacto suave que puede ser de varias calidades (80% de algodón y 20% de poliéster sería un ejemplo de buena calidad). La mezcla del algodón con la fibra sintética le confiere resistencia al estiramiento y contracción y evita su deformación.

Este tejido consigue su tacto suave gracias al cepillado de la tela que obtiene fibras más finas. Este cepillado puede ser de una lado ó de ambos (simple ó doble lado).

Especialmente indicada para las épocas frías debido a su capacidad para retener el calor.

Destaca su durabilidad, aunque es aconsejable no escoger colores muy fuertes porque el algodón tiende a soltar el color en los en los primeros lavados

Seda:

Fibra de la que se compone el capullo que cubre al gusano de seda, valiosa por su uso en tejidos de alta calidad y otros productos textiles.  Se trata de un tejido caro.

Tiene una textura suave y lisa, no resbaladiza, a diferencia de las fibras sintéticas.

La buena absorción de la seda la hace apropiada para climas cálidos. También su baja conductividad mantiene el aire caliente cerca de la piel durante el tiempo frío.

La elegancia de la seda, su suave lustre y caída la hacen perfecta para la ropa de cama.

La seda es una fibra fuerte, pero pierde hasta el 20 % de su fuerza cuando está húmeda, pero tiene buena capacidad para recuperarse de la humedad. Además es un tejido sensible a la luz solar, pudiéndose debilitar su estructura si se expone mucho al sol. También es especialmente vulnerable a la acción de los insectos, como las polillas si está sucia. La seda es un conductor pobre de la electricidad, por lo que puede acumular cargas estáticas.

Los tejidos de seda son algo delicados y requieren más cuidados, es recomendable que se laven a mano aunque admiten lavado a máquina pero con el programa más suave (30ºC) para tejidos delicados, usando detergentes neutros. El centrifugado y la secadora deben evitarse, mejor secarlos extendidos o colgados a la sombra. En cuanto a la plancha se recomienda hacerlo con el tejido aún húmedo y a baja temperatura.

 

Microfibra:

Fibra sintética muy fina (la mitad del grosor de la seda) compuesta de poliéster (80%) y poliamida (20%). No se deforma y destaca su durabilidad.  Es utilizada como sustituta de la seda y terciopelo, por sus especiales características de suavidad.

Con tratamiento antialérgico, especialmente indicada para bebés, niños y personas alérgicas.

Recomendada para épocas calurosas.

Aunque algunos tipos de este tejido resisten lavados a temperaturas más altas, es conveniente utilizar programas de baja temperatura y dejar secar al aire. Se seca muy rápidamente y los colores son sólidos. No encogen con los lavados.

Microlina , coralina y sedalina:

Tejido de tacto suave y agradable (similar al terciopelo) y muy cálido. Compuestas por fibras sintéticas con acabado de microfibra.

No es recomendable para personas con problemas de excesiva sudoración.

Mantienen la temperatura evitando que el frío y la humedad penetren, indicado para el invierno.

Para el lavado es conveniente utilizar programas de baja temperatura y dejar secar al aire. Seca muy rápidamente.

Terciopelo:

El terciopelo se realiza con varios tipos de fibras; seda, lino, lana, algodón, poliéster ó incluso plumas de cisne. Normalmente se utiliza el terciopelo de algodón para la ropa de casa por su durabilidad.

Su limpieza debe ser en seco.

Hilos por pulgada:

Es el número de hilos en sentido vertical (urdimbre) y horizontal (trama) por pulgada cuadrada. Los fabricantes ofrecen este dato en muchos casos.

Normalmente el número de hilos es proporcional a la calidad del tejido.

No obstante, es esencial tener en cuenta la calidad de las fibras que componen el tejido. cuanto más fino sea el hilo, la tela será más fina y suave, y con mayor número de hilos por pulgada.

En los últimos años, con el objetivo comercial de ofrecer más hilos por pulgada, se están usando hilos de doble fibra insertados en la trama, siendo estos hilos más gruesos y de peor calidad, por lo que aun consiguiendo un mayor número de hilos por pulagada, no proporcionan un beneficio adicional, sino más bien al contrario.

Además de todo lo indicado, una vez tejida la tela, esta es sometida a diferentes procesos de acabado. Estos procesos de acabado, dependiendo de su número y calidad, conseguirán mayores niveles de suavidad y durabilidad.

Por tanto la combinación de estos factores descritos va a condicionar la calidad final de un tejido, aun teniendo el mismo número de hilos.

 

Proceso Easy Care:

Esta tecnología proporciona al tejido la capacidad de rechazar las manchas, evitando la absorción de las mismas y facilitando su limpieza y posterior planchado.

Telas ecológicas:

En su elaboración se descarta la utilización de cualquier tipo de químico, ni pesticidas o fertilizantes.

La plantación del algodón por ejemplo, debe hacerse en zonas libres de cualquier compuesto químico presente en el aire y lejos de los rayos del sol. Sólo se utilizarán fertilizantes de origen natural o vegetal. El agua de riego debe ser reciclada.

Al comprar un producto de algodón orgánico u otro tejido ecológico, hay que asegurarse de que no esté teñida con colores estridentes y optar mejor por tonos naturales. De esta forma nos aseguramos que en su proceso no se utilizaron colorantes químicos.

La seda es otro tejido 100% natural, pues está hecha por gusanos de seda. Pero también existen en el mercado muchas sedas que son manufacturadas y no son naturales. Hay que buscar aquellas que hayan sido teñidas naturalmente y que no estén mezcladas con otros materiales. Al utilizar seda, también se ayuda a la naturaleza, pues por su delicada textura, este material debe de ser lavado en seco, lo que disminuye la utilización de detergentes.

También el poliésterpuede ser un producto ecológico, aunque sea un derivado del petróleo. en este caso se fabrican los hilos de poliéster con botellas de plástico recicladas.

De las fibras del tallo de la planta de lino se obtiene un hilo con el cual se pueden fabricar telas. Este tipo de planta no requiere de pesticidas. Esta tela es fuerte, lisa al tacto, fresca y absorbente.

El algodón ó poliéster reciclado es una de las mejores opciones en cuanto a tejidos sostenibles. Se reduce el consumo de tintes, pesticidas y herbicidas propios de la fabricación del algodón normal además de economizar en gasto energético, agua y trabajo humano. El consumo de algodón reciclado es una excelente opción para dar una segunda vida a millones de toneladas de tejido que de otra forma no se llegarían a utilizar jamás. El algodón reciclado mantiene todas las ventajas del algodón orgánico en lo que a características se refiere.

El Tencel es una fibra celulosa natural y biodegradable que se produce a partir de la pulpa de la madera, compartiendo características con el algodón. Su proceso productivo comienza con la disolución de la celulosa, obtenida de la madera, mediante el uso de disolventes orgánicos que al final del proceso son siempre reciclados.

El Tencel absorbe bien la humedad según el medio donde se encuentre. Es un tejido confortable de tacto suave y agradable. Es especialmente recomendable para las pieles delicadas.