Ofertas Primavera

Fundas de sofá 54 artículo(s)

Página:
  1. 1
  2. 2
Fundas de sofá
Desde: 16.20
4.5 / 4 Review(s)

Todo lo que deberías saber sobre las fundas de sofá

El sofá es la pieza estrella en cualquier salón, el mueble más importante, el que le da presencia a la estancia. Se convierte en el punto de encuentro para la familia, en el lugar favorito de reunión. El sofá está presente en la mayoría de los momentos familiares importantes: disfrutamos en él con nuestros hijos, nos reunimos con amigos, descansamos con nuestra pareja...

Desde Mis hilos creemos que estos son motivos suficientes para cuidar esta pieza tan importante en la decoración de una casa, conseguiremos alargar su duración y mantenerla en perfecto estado. La mejor forma de preservarlo no es otra que con una buena funda para sofá.

¿Qué es una funda de sofá?

Las fundas de sofá son las cubiertas con las que se envuelven los sofás o sillones para resguardarlos y conservarlos de las situaciones o percances que tienen lugar a diario en una casa (especialmente en una casa con niños pequeños o mascotas). Normalmente, las fundas están fabricadas con una mezcla de poliéster y algodón por lo que nos beneficiaremos de la resistencia del poliéster y la suavidad del algodón.

¿Cuál es la función de una funda para el sofá?

Las fundas para sofas cumplen dos funciones muy importantes: proteger y redecorar nuestro sofá.

- Proteger: Este es uno de los motivos principales por el que nos decidimos a comprar una funda. Con ella estaremos protegiéndolo de huellas o marcas de zapatos, polvo, roces, manchas, pelo de nuestras mascotas... Si hay niños pequeños en tu casa o tienes animales, no lo dudes, necesitas una funda.

- Redecorar: Cada cierto tiempo necesitamos hacer pequeños cambios en la decoración, a veces para no aburrirnos, otras porque necesitamos un cambio en nuestras vidas. En ocasiones estos cambios no son posibles porque hacer una variación de decoración en el salón, que se note, implicaría tener que comprar un sofá nuevo. Como es lógico no podemos comprar un sofá cada vez que queramos redecorar nuestra estancia. Las fundas nos ofrecen una solución muy acertada para ese problema. Si tienes, por ejemplo, un sofá gris o una decoración en tonos grises y blancos, pon una funda en tu sofá de un color que destaque, por ejemplo, rojo o verde. Una vez que tienes el cambio hecho en el sofá, solo tendrás que poner pequeños detalles del color escogido repartidos por el salón (algún marco de fotos, unas velas, un cuadro...).

Como has podido comprobar, con pequeños detalles puedes transformar la decoración de tu salón sin tener que invertir en un sofá cuando el tuyo aún está nuevo.

Modelos y tipos de fundas de sofás

Existe una amplia gama de fundas para que puedas adaptarlas a tus necesidades, tanto si tienes un sofá como si tienes un chaise longue. A su vez, podrás encontrarlas en una gran variedad de colores, estampados, tejidos, diseños y con diferentes medidas a elegir según el tamaño de tu sofá.

Fundas de sofá

- Funda elástica ajustable: Está compuesta de una pieza de tejido elástico que cubre la totalidad del sofá. Tienen una goma que pasa por debajo de los cojines que hará que la funda no se mueva y quede sujeta en su sitio. Puedes encontrarlas para sofás de 1, 2, 3 y hasta 4 plazas.

- Funda elástica dúplex: Se componen de dos piezas de tejido elástico que cubren el sofá íntegramente. La diferencia de estas fundas con las ajustables se encuentra en que para poner una funda dúplex es necesario que los cojines del asiento de nuestro sofá se quiten. El proceso para colocar esta funda es muy fácil: quitamos los cojines del asiento y ponemos la funda sobre el sofá, a continuación, volvemos a poner los cojines y sobre estos se coloca la segunda pieza de tejido. Puedes encontrar fundas dúplex de 1, 2 y 3 plazas, además de gran variedad de colores.

- Fundas para sofá universal: Se adaptan al sofá con un diseño ajustable mediante lazos o cintas. Se conocen como fundas universales o de lazos. Es una opción elegante y atemporal que dará a tu salón un toque estiloso y actual. Las fundas con lazos están disponibles en 1, 2 y 3 plazas y variedad de colores.

- Funda para sofá práctica: Este tipo de fundas no cubren el sofá por completo. Las zonas a tapar son los asientos, el respaldo y los brazos. Estas son las zonas que más se estropean y sufren un mayor deterioro. La ventaja de elegir este modelo de funda es que te permiten seguir luciendo tu sofá, al no cubrirlo por completo. Es perfecta para aquellas personas que necesitan una funda, pero se resisten a cubrir el sofá en su totalidad. Ofrecen muchas posibilidades en cuanto a decoración, podemos elegirla del mismo color que nuestro sofá o de un color distinto para combinar y poder jugar con la decoración. Algunos modelos incorporan unos bolsillos laterales ideales para organizar los mandos de la televisión, guardar alguna revista...

- Funda para sofá Chesterfield: Las fundas para el sofá Chesterfield o "Chester" son fundas muy ajustables con un tejido de alta calidad y de fácil colocación. Se adaptan perfectamente al diseño clásico inglés de este modelo de sofá. Las fundas de Chester te permitirán cubrir y proteger tu sofá sin perder la elegancia de este mítico modelo.

- Funda para sofá rinconera: Estas fundas son más difíciles de encontrar, no todas las tiendas disponen de ellas. Son supe elásticas, se estiran en todas las direcciones para conseguir una mayor adaptabilidad a los diferentes tamaños de rinconera. 

- Fundas de sofá baratas: Una opción para cubrir tu sofá de una manera más económica pueden ser los foulards. Los foulards o maxifundas te ayudarán si tienes que cubrir una superficie grande de sofá. Son muy versátiles pueden servirte para cubrir el sofá en su totalidad o para decorar doblándolo y extendiéndolo en un extremo del sofá o del chaise longue.

Fundas de sofá chaise longue

​Las fundas para el sofá chaise longue son muy demandadas porque actualmente es el tipo de sofá más vendido. Este sofá ofrece una serie de ventajas que hacen que convierta en el preferido por todos. Una de ellas es la comodidad, nos permite estirar las piernas sin necesidad de tumbarnos o tener que recurrir a un reposapiés o silla. También es muy valorado porque se aprovecha muy bien el espacio, tiene capacidad para unas 5 personas (según el modelo) y ocupa menos que si tuviéramos dos sofás tradicionales.

Su funda se adapta perfectamente a las medidas, lo único que debemos tener muy presente antes de comprarla es dónde va la extensión o brazo largo, si a derecha o izquierda.

Las fundas disponibles para este tipo de sofá son: elásticas ajustables o prácticas. Al igual que en los sofás tradicionales, con las elásticas ajustables podemos cubrir la totalidad del sofá y con las prácticas solo taparemos los asientos, respaldos y brazos. En el caso de los chaise longues, la mayoría de personas optan por las fundas prácticas para no ocultar del todo el sofá y no restarle protagonismo.

Modelos exclusivos para Ikea

Hoy en día en cualquier casa hay un mueble o producto de Ikea. En Mis Hilos hemos contemplado esa posibilidad y ofrecemos fundas de sofá adaptadas a algunos modelos de sofás de Ikea. Contamos con fundas de sofá de Ikea para varios modelos, a su vez ofrecemos varios tipos de funda para cada modelo.

Disponemos de fundas para los modelos KivicEktorp y Tidafors. Algunas fundas las puedes encontrar en modelo ajustable y dúplex que, como hemos comentado antes, son para sofás a los que se les pueden sacar los cojines del asiento. Para que tu búsqueda sea más rápida y te resulte más fácil encontrar los modelos exclusivos para ikea entre tanto producto, te detallamos las variedades de fundas de sofá de Ikea de las que disponemos:

- Kivic Glamour

- Kivic Willow

- Kivic Vanesa

- Tidafors Andrea

- Tidafors Emilia

- Tidafors Diamante

- Ektorp Carla

¿Cómo elegir la funda adecuada para tu sofá?

A la hora de elegir funda hay una serie de pasos que debes tener en cuenta para que tu elección sea la acertada:

1. Elige un modelo. Como hemos explicado un poco más arriba, existen muchos modelos de funda (rinconera, dúplex, ajustable, de chaise longue...). Selecciona tu modelo adaptado al tipo de sofá que tienes y sus características específicas. 

2. Color y tejido. Una vez seleccionado el modelo de funda que necesitas, tienes que elegir el color que más te guste y se adapte a tu decoración y decidir también el tipo de tejido entre los que se encuentren disponibles para ese modelo.

3. Toma las medidas. Esta es la parte más importante del proceso anterior a la compra. Asegúrate bien y toma todas las medidas que necesites porque de ellas dependerá que la funda se ajuste a la perfección. Que no te importe que algunas medidas de las que has tomado no te hayan servido de nada, es mejor eso a equivocarte en la elección por no haber sido cuidadoso. Mide tu sofá desde la parte exterior de un brazo hasta el exterior del otro, esa será la longitud mayor del sofá. Puedes medir también la amplitud del respaldo de derecha a izquierda (desde la parte de atrás), el ancho del asiento, la altura del cojín y la altura total (desde la parte más baja hasta la parte superior del respaldo, por la parte de atrás).

Si tienes un chaise longue, sigue los mismos pasos que para medir un sofá tradicional. En este caso tendrás que medir también la extensión o brazo largo: mide el largo y ancho de la extensión. El punto fundamental que tienes que tener en cuenta es saber si tu chaise longue tiene el brazo largo a derecha o a izquierda. Para saberlo hay que ponerse en la parte de delante, sitúate frente a él, si la extensión está a tu derecha tienes que comprar una funda de lado derecho; si la extensión queda a tu izquierda, tienes que comprar una funda de lado izquierdo.

Cuidados de la funda para el sofá

El objetivo de ponerle una funda a nuestro sofá es el de alargar su duración el mayor tiempo posible. Con la funda nuestra finalidad es conservarlo en las mejores condiciones el mayor tiempo posible. Además de cuidar nuestro sofá con una funda, es importante que sepamos conservar de manera adecuada esa funda porque será la cara visible de nuestro sofá. En algunos casos como el de las fundas ajustables de una pieza será lo único que veamos ya que el sofá queda cubierto por completo.

El proceso de lavado de una funda es el siguiente:

1. Retira las fundas. Si cierras las cremalleras antes de meter las fundas en la lavadora evitarás que se puedan romper durante el lavado.

2. Mira las etiquetas para conocer cuáles son las recomendaciones del fabricante. Esto es muy importante porque quizá nos aconsejen lavar con agua fría o por debajo de X grados, no utilizar algún tipo de producto...

3. Lavadora. Introduce las fundas en la lavadora y utiliza, a poder ser, un detergente para prendas delicadas. Puedes utilizar el detergente habitual con el que hagas el resto de la colada, lo que sí es importante es que no uses productos agresivos. Si la funda tiene alguna mancha, consulta las recomendaciones del fabricante antes de aplicarle ningún quitamanchas o producto que pueda dañarla.

4. Secar al aire. Es recomendable no secar en secadora (consulta antes los consejos del fabricante). Procura no tener la prenda mucho tiempo expuesta directamente al sol porque, con el tiempo, muchas exposiciones al sol pueden acabar afectando a los colores. Si has seguido nuestro consejo y cerraste las cremalleras al meterla en la lavadora, recuerda abrirlas a la hora de colgarla para secar, con este gesto reducirás el tiempo de secado.

Esperamos que esta guía sobre fundas de sofá te haya resultado útil y tengas una idea más clara de los tipos de funda y para qué modelos son adecuadas. Y ya sabes, con una funda estarás protegiendo tu sofá y, a la vez, le darás un toque diferente.