CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE LA ROPA DE CAMA

Te damos algunos consejos para mantener tu ropa de cama como el primer día!

CONSEJO 1- Primeros cuidados:

La prenda viene limpia de fábrica, pero siempre se recomienda lavar la ropa de cama antes de usarla por primera vez, para eliminar cualquier residuo no deseado que proceda de su fabricación (basta con un lavado rápido). Además conseguimos que su tacto sea más suave y elástico.

CONSEJO 2- El uso:

Airear las sábanas antes de  hacer la cama. Debes ventilar bien el dormitorio para erradicar la humedad y los ácaros. Con 15 minutos es suficiente.

CONSEJOS 3- El lavado:

La ropa de cama se deberá lavar con agua tibia para que todas las bacterias y ácaros que se han podido acumular desaparezcan, y para que no se vean perjudicadas las fibras con las que están hechas, pero siempre debes de leer la información que aparece en la etiqueta del producto, pues puede haber ropa de cama más especial que sólo se pueda lavar en agua fría.

También es importante que si se trata de la ropa de cama para un bebé, se utilice un jabón con PH neutro y no se utilicen suavizantes, ya que pueden irritar su delicada piel.

CONSEJO 4 – El almacenaje:

Para almacenar la ropa de cama y mantenerla en un buen estado, es importante seguir una serie de pautas :

Lavarla antes de guardarla.

No colocarla en cajas o cajones de cartón.

Colocar saquitos perfumados entre prenda y prenda como método de prevención de polillas y también para que tengan un buen olor.

Coloca los juegos de sabanas juntos para que luego te resulte más fácil escogerlos y no tengas que manipular en exceso el resto que no van a ser usados en ese momento.

CONSEJO 5- El planchado:

Si vas a usar la secadora, intenta que el tiempo de secado no sea muy extenso para evitar que se arruguen demasiado y éstas sean difíciles de quitar con la plancha.

 Las prendas que contengan hilo se aconseja plancharlas antes de que se sequen por completo. Cuando están húmedas, debemos plancharlas desde el centro y avanzar hacia los extremos. En caso de que contengan bordados, se deberán planchar del revés para no dañarlos. Dado que las tablas de planchar nunca son lo suficientemente grandes, coloca la sábana o funda nórdica directamente sobre la cama para plancharla allí directamente.